FacebookTwitterInstagramYoutube

Jonathan Castro, Licenciado en Biología de la Universidad Simón Bolívar. Su hermana pasó por una crisis de salud necesitando muchos donantes de sangre. Después de ese duro momento, Jonathan creó el programa “Un voluntario por la vida”. Hoy en día, cada tres meses nuestros becarios acompañados de quienes logren motivar, donan sangre para salvar vidas.

Ludwing Laborda, quien de adolescente se vio en la necesidad de recolectar materiales de desecho en la calle, hoy en día está a punto de graduarse con las mejores notas en Economía en la Universidad Central de Venezuela, es bilingüe y publica artículos de alta finanzas es distintos portales web internacionales.

Luz Ynfante, no se dejó vencer por las limitaciones que su entorno le colocaba para formarse en la universidad. Creció en Petare y estando con nosotros dirigió proyectos como Orientación al Logro. Hoy en día, ha representado a Venezuela en programas de emprendimiento y educación en Tailandia, Boston, entre otras ciudades y tiene en la mira ser Ministra de Educación.

Así como ellos, tenemos en AVAA más de 250 historias, que desde distintas carreras, orígenes y con muchas formas de pensar, nos une en el deseo de superarnos y que nuestros éxitos no solo sean para nuestra satisfacción personal, sino que se traduzcan en aportes director a  nuestros entornos. En AVAA creemos en nosotros y en nuestro potencial de ser agentes de cambio.

La razón de ser de la Asociación Venezolano Americana de la Amistad (AVAA), es ProExcelencia, programa que logra impactar en el país, a través de la formación integral que durante los años de carrera universitaria beneficia a sus 250 becarios. Proexcelencia es más que una beca; es un acompañamiento y una mano amiga para hacernos profesionales comprometidos. No es solo la beca del curso de inglés, sino la posibilidad de abrir nuestros horizontes y darnos un entendimiento multicultural del mundo. No es un estipendio, es la posibilidad de llegar a nuestras universidades y a tener los libros que necesitamos. Y los compromisos, las ocho horas de voluntariado mensual, no son obligaciones, sino oportunidades para demostrar en qué creemos, quiénes somos, y a qué apostamos.

Estudiantes de cualquier área dan a conocer sus carreras para que quienes no estén motivados  a continuar sus estudios universitarios quieran hacerlo. Nos hemos vuelto nietos adoptivos de los  adultos mayores del ancianato “San Judas Tadeo” por nuestro proyecto Gracias Abuelo. Hemos aprendido a decir sí a cualquier oportunidad donde nuestra mano sea necesaria. Hemos aprendido a que si no sabemos hacer algo, lo ensayamos para ayudar. Hemos entendido que Venezuela no empieza al finalizar nuestras carreras: construir Venezuela empieza hoy.

Con los talleres, AVAA busca desarrollar en nosotros unas competencias propias de quienes son líderes. Entender dónde vivimos, a través del taller del Director Carlos Oteyza y su documental “Caracas” puede ser solo un ejemplo. Conocimos de duras crisis en la historia venezolana y cómo siempre hemos sabido superarla, con la profesora e historiadora Inés Quintero. Talleres así, de la mano no solo de idealistas, sino de conocedores, de expertos, de quienes con corazón pero también con conocimiento nos llenan de herramientas para el camino que construimos a partir de hoy.

Y otros talleres de inteligencia emocional, de mindfullness, de liderazgo en tiempos de crisis, de resiliencia y manejo del tiempo. Cuan importante es para nosotros poder estar desde la realidad de nuestras comunidades, desde nuestros barrios, concentrados en lo que nos atañe sin dejar que el entorno nos haga darnos por vencido. Cuan importante es saber tener las herramientas para afrentar esa mala noticia, ese nuevo obstáculo que no estaba el día de ayer. En AVAA no somos ajenos a las dificultades: nos preparan para enfrentarnos a ellas, planificar estratégicamente hablando y surfear la ola sin que esta nos ahogue en el intento.

En las prácticas de conversación de inglés en las oficinas, nuestra sala ha sido testigo de personas que llegaban con miedo a equivocarse, con la barrera de no poder comunicarse en un código distinto a nuestra lengua materna y salen representando, en países angloparlantes, a nuestra Venezuela. Para nosotros, el inglés es un motivo para compartir, para enseñar y dejarnos enseñar, para ayudar al otro, para dejar nuestros miedos y para que nuestro horizonte sea cada vez más ilimitado.

Desde aquí, se nos preguntará: ¿qué hacen estos jóvenes que destacan en sus estudios, que hablan inglés y hacen horas de voluntariado y poseen una formación integral en distintos ámbitos? ¿Qué diferencia a estos jóvenes de otros jóvenes brillantes del mundo? Como viven su venezolanidad?

Viven su venezolanidad desde la excelencia y el compromiso. Los que llevamos el sello AVAA no solo somos exitosos, sino que entendemos plenamente nuestro papel protagónico de agentes de cambio. Emergemos en la crisis y vemos oportunidades allí, donde los demás necesitan estabilidad. En AVAA vivimos la venezolanidad contruyendo futuro.

 

Sofía Colina – Egresada AVAA

 

Prensa AVAA

Infynix