FacebookTwitterInstagramYoutube

 

 

El proyecto de voluntariado Siembra un árbol se apoderó de los corazones de AVAA. Esta iniciativa, desarrollada por La Asociación Civil Grupo Ecológico San Pedro (GESP), de Caracas, llegó a la Asociación de la mano de Miguel Marín, estudiante de último semestre de Antropología y actual Secretario del Comité de Becarios. Entre julio y agosto se han realizado dos jornadas de plantación y la participación de los becarios ha sido masiva.

El proyecto que inició en 2013, trabaja en la reforestación de zonas vulneradas de la capital, especialmente en las zonas aledañas a Santa Mónica y la parroquia San Pedro. Las personas que trabajan en él, lo hacen de forma voluntaria y son profesionales de varias áreas (agronomía, arquitectura y educación), de tal manera que realizan un estudio de los suelos, las condiciones urbanas, ambientales y el impacto de la actividad humana en las zonas que eligen para su intervención ecológica, en aras de que sea beneficiosa para la sociedad y a la vez, garantice la subsistencia de las especies sembradas.

Este grupo, le ofrece a la comunidad la oportunidad de adquirir plantas sin costo alguno, pues lo único que piden a cambio es abono para su vivero donde cultivan plantas y semillas, las cuales, están siempre a disposición de quienes quieran colaborar en las jornadas de plantación que se realizan generalmente entre los meses de abril y septiembre.

Miguel, ha participado como voluntario con el grupo desde el 2015 y ahora, ha traído la iniciativa a AVAA con la idea de incorporarlo como uno de los proyectos de voluntariado institucional de la organización. Creo que necesitábamos un proyecto de impacto ecológico, porque habíamos perdido el contacto con la naturaleza indicó Miguel, quien también señaló que siempre le han gustado los proyectos de voluntariado que ayuden a conservar el planeta.

   

 

Los organizadores quedaron muy contentos con el trabajo de los becariosMiguel Marín

La primera siembra de árboles, se realizó el 23 de julio entre el vivero y la rivera del Rio Valle, en Santa Mónica, y tuvo una participación de 23 becarios con una lista de espera de más de 10, de tal manera que una semana más tarde, se llevó a cabo la segunda jornada cerca de las caminerías de Los Próceres, al lado de la plaza de skateboarding, a la que asistieron 18 becarios y algunos miembros del Staff de AVAA. Miguel, indicó que los organizadores quedaron muy contentos con el trabajo de los becarios ya que entre las dos jornadas se sembraron 34 árboles. 

El actual Secretario del Comité de Becarios, ha presentado el proyecto ante sus compañeros y la gerencia de ProExcelencia, para establecerlo en la institución y poder asignarle un líder organizador, un nombre, un logo, etc.

La aprobación, permitiría ampliar el concepto de sensibilidad social con un proyecto que tiene impacto sobre la naturaleza e indirectamente sobre las personas, y permitiría llevarlo a otros lugares, buscar donaciones y participación de los mentores y voluntarios de AVAA señaló Miguel.

Desde sus inicios, AVAA ha contemplado el voluntariado como uno de sus pilares, tanto, que ya son muchos los proyectos que se han instaurado en la asociación y cada vez son más diversos porque sensibilizan no solo a los becarios, sino a todos quienes forman parte de ella. Esa buena energía que se contagia, es por la que trabajan todos los días quienes forman parte de esta familia.

Cristhian Ortega-Prensa AVAA.

Fotografía: David Piña.

Infynix